Kankawarwa, un sol que
nutre la Sierra

En esta comunidad indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta el diálogo, el apoyo y el aprendizaje fortalecen la nutrición y el cuidado.

“Nosotros queremos que la familia se mantenga, se alimente, se cuide. Y a la vez ser cuidadores de la sierra, entonces tenemos que proteger las aguas, los árboles, cuanto pájaro exista, cuanto animal viva”, dice Chema, líder de la comunidad Kankawarwa, arhuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta. El corazón de ese cuidado es la nutrición que en los últimos años ha hecho que la comunidad se coordine en prácticas que garanticen su soberanía alimentaria. Desarrollaron una huerta que mantienen entre todos, y sus ajíes, cebollines, tomates, pepinos y lechugas son algunos de los ingredientes del restaurante escolar. También son la excusa para hablarles a los más jóvenes sobre cómo conservar una relación sana con la tierra, sobre sus tiempos y su salud. Crían cerdos y peces, y han aprendido a cultivar cacao para generar ingresos extra. “Uno empieza a ver el cambio en las personas: arreglan la casita, ya tienen cómo comprar el machete para limpiar el cacao o cómo sustentar otras necesidades. Eso lo pone a uno orgulloso y hace que uno se sienta grande y reconozca que el trabajo se ha hecho”, dice Ángel Rincones, técnico agrícola de la comunidad Kankawarwa.

La tierra les da lo que le piden en una sincronía de cuidado y respeto, y ellos en agradecimiento y honrando el sentido de cooperación, les enseñan a otras ocho comunidades vecinas cómo sembrar, producir y conservar. Son como el sol, con la luz que han alcanzado en estos años de trabajo en su laboratorio de alimentación, irradian la vida de la sierra. 

Grupo Nutresa, a través de Fundación Nutresa, Negocio Chocolates y Negocio Cárnicos, ha acompañado a esta comunidad durante los últimos 12 años con el programa Germinar y su encadenamiento productivo de cacao. Gracias a este último, hay 204 hectáreas de cacao establecidas, de las que se benefician 102 familias de la Sierra Nevada. Por su parte, el programa Germinar acompaña a 1.010 familias en zonas rurales y urbanas de cinco departamentos del país, confirmando el compromiso del Grupo con aportar con la meta del ODS 2 hambre cero.

"Tenemos una misión muy grande: somos protectores de la madre naturaleza."

Paola Pacheco, miembro de la comunidad
Kankawarwa, Sierra Nevada de Santa Marta.

Añade aquí tu texto de cabecera

“Con Nutresa nos empezamos a enamorar, a hablar de noviazgo, de matrimonio y ya tenemos cuatro hijos: la huerta, los cerdos, los peces y el cacao. Hoy el trabajo es seguir cuidándolos, alimentándolos para que crezcan”.

Chema, líder de la comunidad Kankawarwa,
Sierra Nevada de Santa Marta.