Yulieth: una amiga del alma que contagia amor

Yulieth Paola Montero es la anfitriona que recibe a los clientes en El Corral Nao en Cartagena. Hace parte de la alianza entre la Fundación Best Buddies y varias compañías de Grupo Nutresa, y gracias a su trabajo le da bienestar a sus hijos como madre cabeza de familia.

“Me gusta mucho darle la bienvenida a la gente. A veces vienen de mal humor y uno con una sonrisa los calma y los pone tranquilos. Me da felicidad recibirlos hablándoles de cosas buenas, por ejemplo, les digo ‘señoritas’, aunque sean mujeres de la tercera edad, y ellas responden contentas: ‘Hacía rato que no me decían así’. Eso es chévere, una alegría total”, cuenta Yulieth Paola Montero, colaboradora de El Corral en Cartagena.

Trabaja en el restaurante desde hace tres años. Su jornada inicia a las ocho de la mañana y termina a las cuatro de la tarde. A esa hora regresa a casa, motivada por encontrarse de nuevo con sus dos hijos: un niño de diez años y una niña de un año. “Soy madre cabeza de familia y este trabajo me permite darles a mis hijos todo lo que necesitan: alimentación, colegio, vivienda. Eso es maravilloso”, dice Yulieth.

Ella hace parte de Best Buddies, una fundación que gestiona oportunidades de empleo para personas con capacidades especiales. Grupo Nutresa es aliado de esta organización vinculando, en sus restaurantes de hamburguesas, a los “Amigos del Alma”, como se les conoce a los miembros de esta organización.

Durante los primeros meses de la pandemia por COVID-19, Yulieth tuvo que dejar de ir a El Corral para hacer su cuarentena. “La empresa nunca me dejó sola, a pesar de que estaba en mi casa, me pagaban mi sueldo para que me mantuviera y también a mis hijos. Estando ahí aprendí a ser profesora, a guiar a mi hijo en las tareas del colegio y a estar más pendiente de él. También pude compartir más tiempo con mi hija y cuidarla”, comenta.

“De Yulieth he aprendido que la perseverancia es parte fundamental de la vida y que no hay nada imposible. Las metas se alcanzan con constancia y dedicación”, dice Carlos Manco, preparador laboral de la Fundación Best Buddies. Él es su mentor y guía, la acompaña y orienta en las situaciones que debe asumir y es un puente entre ella y su grupo de trabajo. “Carlos me ha enseñado a tener calma, tranquilidad y a escuchar mucho, tanto a las personas como a mí misma”, indica Yulieth.

Durante el 2020, el acompañamiento de Carlos se mantuvo por medio de herramientas digitales como las videollamadas y los mensajes de WhatsApp. Estar en El Corral le ha permitido a Yulieth explorar su gusto por la cocina y los idiomas; le encanta recibir turistas extranjeros para que le enseñen frases. También la ha motivado a materializar el sueño de tener una casa propia y la ha impulsado a lograr su autonomía: “Desde que estoy trabajando aquí tengo más independencia”, dice.

“El proceso con la Fundación Best Buddies me ha ayudado a centrarme más en mi familia, doy todo para que mis dos hijos estén bien. Y aquí en El Corral he aprendido a ser una persona más independiente, un poquito más abierta con mi compañeros y más afectuosa”.

Yulieth Paola Montero, colaboradora de El Corral y “amiga del alma” de la Fundación Best Buddies.